La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha solicitado la implementación de la secuenciación masiva de nueva generación para el diagnóstico de enfermedades hematológicas. Este avance tecnológico, conocido por su capacidad de analizar simultáneamente múltiples fragmentos de ADN, está revolucionando el campo de la oncología sanguínea. En muchos centros médicos de España, la secuenciación masiva ya se utiliza de manera rutinaria, permitiendo diagnósticos más precisos y tratamientos personalizados para pacientes con enfermedades hematológicas.

Secuenciación masiva y las enfermedades hematológicas

El Grupo Cooperativo Español de Citogenética Hematológica (GCECH), perteneciente a la SEHH, está a la vanguardia en la investigación y aplicación de esta tecnología tanto a nivel nacional como internacional. El objetivo de estos esfuerzos es determinar la eficacia y eficiencia de la secuenciación masiva en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades hematológicas. Esta metodología promete mejorar significativamente la detección de anomalías genéticas y mutaciones específicas, lo que es crucial para el manejo clínico de las enfermedades oncológicas de la sangre.

Durante la cuarta edición del curso ‘NEXT, Diagnóstico de Nueva Generación en Leucemia’, organizado en colaboración con el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC), se discutieron los últimos avances y aplicaciones de la secuenciación masiva en enfermedades hematológicas. Este evento, avalado científicamente por el Programa Español de Tratamientos en Hematología (PETHEMA) de la SEHH, destacó la importancia de la educación continua y la actualización de conocimientos en el ámbito de la hematología. La implementación de estas tecnologías de vanguardia no solo mejora los diagnósticos, sino que también abre nuevas posibilidades para tratamientos más efectivos.

La secuenciación masiva de nueva generación representa una de las ómicas de última generación con mayor impacto en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades hematológicas. Su capacidad para proporcionar información detallada y precisa sobre las alteraciones genéticas es fundamental para la medicina personalizada. La SEHH y el GCECH están liderando este cambio, asegurando que los pacientes en España se beneficien de los avances más recientes en la lucha contra las enfermedades oncológicas de la sangre.